viernes, 27 de octubre de 2017

Presencia en el XXV Congreso Nacional de Geografía con el estudio "Manantiales históricos en la construcción del espacio perturbado de Cieza"

Para cerrar el XXV Congreso Nacional de Geógrafos Españoles que durante estos días se celebra en Madrid, el geógrafo Víctor Manuel Martínez Lucas y el compañero Jesús Joaquín López Moreno presentan MANANTIALES HISTÓRICOS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL ESPACIO PERIURBANO DE CIEZA (MURCIA) (puedes acceder al artículo, pinchando sobre el título). Hasta el momento los trabajos sobre el espacio agrícola de Cieza se han focalizado en el río Segura y su zona de irrigación, dejando de lado un espacio de secano regado, que hoy se encuentra en la desidia, dotado de un vasto patrimonio de distribución (acequias) y acumulación de aguas (balsas), prestas a su destrucción, y que constituyen un territorio sin el cual no se comprende el actual emplazamiento de la ciudad de Cieza: LA HORTA. Las aguas de sus manantiales dieron suministro de agua potable a la población del núcleo urbano, eran las que suministraban a los conventos franciscanos, eran las que constituyeron la no menos histórica HUERTA de Cieza, un espacio identitario de primer orden porque ¿Quién no recuerda la Fuente del Ojo? ¿Y el papel de los dos zaraiches, el Mayor y el Menor? Historia, Patrimonio, Cultura e Identidad. De todo ello se hablará esta mañana a las 9.10 horas en el Centro Superior de Investigaciones Científicas- CSIC (sección Ciencias Sociales), en el seno de un foro geográfico de primer nivel donde se mostrará el conjunto de estos manantiales como un modelo histórico de sostenibilidad hídrica en medios semiáridos como es Cieza.


El estado del patrimonio cultural de La Horta y el espacio fluvial de Cieza, a debate en el Congreso Nacional de Geógrafos (noticia publicada el 10 de noviembre de 2017 en Cieza.es -Ayuntamiento de Cieza-).

El Centro Superior de Investigaciones Científicas en Madrid ha acogido recientemente el XXV Congreso de la Asociación de Geógrafos Españoles, organizado por la Universidad Autónoma de Madrid. En él, Cieza estuvo presente por partida doble en forma de dos comunicaciones que divulgaron el estado del patrimonio cultural y natural de Cieza, subrayando "la necesidad de actuar en ambos casos".

Dentro de la línea sobre 'Paisaje, patrimonio e identidad territorial: Claves históricas y desafíos actuales', se englobó la comunicación titulada 'Manantiales históricos en la construcción del espacio periurbano de Cieza (Murcia)' llevada a cabo por el ciezano Víctor Manuel Martínez Lucas, investigador del Departamento de Geografía de la Universidad Autónoma de Barcelona, y Jesús Joaquín López Moreno, miembro de la Asociación La Carrahila de Abarán.

Fuente del Ojo, el principal manantial,
hoy seco, que nutría de agua a La Horta
(fotografía: Jesús Joaquín López Moreno)
En la disertación se valoró un paisaje y un patrimonio olvidados, el que atesora La Horta ciezana, que, en opinión de los autores, "fue clave en el emplazamiento actual de la ciudad al suministrar agua potable a la población y conformar un vasto espacio agrícola de secano regado, destacando el cultivo del olivar". Como expusieron los investigadores, pese a la importancia histórica de esta área, es un ámbito que "no se ha estudiado como debería, al quedarse marginado en favor del río Segura y su huerta".

Ante todo, La Horta se configura como un paisaje patrimonial material e inmaterial que pertenece a la idiosincrasia ciezana, marcando buena parte de su identidad territorial, y articulada por tres grandes fuentes: Ojo, Zaraiche Mayor y Zaraiche Menor, "cuyo patrimonio hidráulico está siendo olvidado por las autoridades, y destruido con el paso del tiempo sin que los gobiernos locales hayan actuado para frenar el deterioro, (siendo el máximo exponente el Molinico de la Huerta, cuyo lamentable estado de conservación causó sorpresa e indignación entre los expertos en investigación en patrimonio cultural presentes durante la conferencia)". Además, como patrimonio industrial, trataron las balsas de esparto, presentes a lo largo y ancho de La Horta, y la necesidad de inventariarlas, catalogarlas y protegerlas como memoria de la identidad colectiva de la población ciezana ligada a la distintiva actividad del esparto.

Por otro lado, el equipo liderado por José Antonio Albaladejo García, investigador del Instituto Universitario del Agua y del Medio Ambiente de la Universidad de Murcia, con su comunicación 'Evaluación de las referencias sociales en la gestión del espacio natural del río Segura a su paso por Cieza (Región de Murcia)' identificó los problemas y las potencialidades que perciben los ciezanos en el entorno del río Segura. De esta forma, en base a las entrevistas realizadas a 150 personas, se confirmó que la ciudadanía tiene un vínculo afectivo muy alto con su río, pero la valoración de su estado de conservación solo alcanza la nota de suficiente (5,6 puntos sobre 10). Los recursos mejor valorados por la población son los aspectos relacionados con la calidad visual del paisaje, las simas y cuevas y el cañón de Almadenes, mientras que los aspectos peor valorados son el Centro de Interpretación de Almadenes, los servicios de las áreas recreativas, el estado del patrimonio hidráulico y la conservación del bosque de ribera. De hecho, los principales problemas que perciben los ciudadanos son los relacionados con la desnaturalización de la ribera, el riesgo de incendios forestales, el mantenimiento de las áreas recreativas del paseo fluvial y el exceso de actividades de descenso en el río.

Estas comunicaciones estarán disponibles en la web del congreso: http://congresoageuam.es/

miércoles, 26 de julio de 2017

ACTIVIDAD EN EL PINO DE EL SOLVENTE

Organizada por las  asociaciones Caramucel Naturaleza e Historia y la Asociación Cultural La Carrahila, el próximo día 5 de agosto e inicio a las 09:00 horas,  se realizará la siguiente actividad en del Pino del Solvente que constará de una charla llevada a cabo por Jesús Joaquín LOPEZ MORENO y unos trabajos de adecuación del entorno.

viernes, 30 de junio de 2017

El Cabezo de la Cobertera (Fortaleza de al-Darrax) ya es BIC con categoría de monumento

Desde hoy viernes, 30 de junio de 2017, el Cabezo de la Cobertera (Fortaleza de al-Darrax) es BIC con categoría de monumento: Decreto n.o 194/2017, de 28 de junio, del Consejo de Gobierno de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, por el que se declara bien de interés cultural, con categoría de monumento, el Cabezo de la Cobertera, en los términos municipales de Abarán y Blanca.

Satisfacción por el objetivo conseguido. Ahora toca dar un paso más: conseguir la conservación de este monumento. Sabemos que las posibilidades culturales y turísticas del yacimiento del Cabezo de la Cobertera (Abarán/Blanca) son muy óptimas para divulgar el pasado andalusí y mudéjar de la desaparecida alquería de al-Darrax y, por extensión, de todo el Valle de Ricote. Por ello, la Asociación Cultural «La Carrahila» pretende, entre sus actividades futuras, la realización de un campo de trabajo arqueológico para proteger los restos del granero fortificado del Cabezo de la Cobertera o Fortaleza de al-Darrax, pudiéndolo convertir en el Centro de Interpretación del Paisaje Histórico del Valle de Ricote.

En las últimas dos décadas, hemos investigado este yacimiento y su relación directa con la alquería andalusí de al-Darrax, como se ha dejado ver en varias publicaciones. Os dejamos este breve resumen:

El granero fortificado de al-Darrax o Cabezo de la Cobertera (información extraída del artículo de Jesús Joaquín López Moreno “La alquería andalusí de al-Darrax: un despoblado entre Abarán y Blanca”Actas I Jornadas de Investigación y Divulgación sobre Abarán. 30 abril / 7 mayo, 2010, Murcia, 2010, 23-44).

La primera información que hemos registrado del yacimiento arqueológico del Cabezo de la Cobertera (Abarán/Blanca) se la debemos a Jorge Aragoneses. Éste hizo, en 1974, un breve recorrido por el patrimonio arqueológico dado en el Término Municipal de Abarán:
«Revelador de núcleos de población estáticos son los restos de una atalaya -en la cumbre- y de un cementerio -en la ladera- del Cabezo de la Cobertera, en el pago de La Corona, situado a unos 3 Km. al SE. de Abarán (…). De este yacimiento proceden numerosos fragmentos cerámicos correspondientes a los distintos tipos musulmanes de la segunda mitad del s.XII y primeras décadas del s.XIII, así como alguna moneda de plata y bronce de la misma cultura y cronología».
Con posterioridad, en 1989, Flores Arroyuelo apunta:
«Dentro del Valle de Ricote, en la explanada que culmina el Cabezo de la Cobertera, o Cabezo Grande, entre Blanca y Abarán, existe el trazado de planta de unas cuantas casas todavía sin excavar del tipo cuadrado y de medidas de dos por tres metros, que por los restos de cerámica que asoman muestran que estuvieron habitadas por árabes en épocas aún sin determinar aunque presumiblemente en el siglo XII».

Las excavaciones arqueológicas sistemáticas en el Cabezo de la Cobertera llegaron entre los años 1988 y 1990, cuando un grupo de investigadores franco-belga, formado por François Amigues, Johnny De Meulemeester y André Matthys, se interesó por el estudio del poblamiento andalusí dado en el Valle de Ricote. Las tres campañas veraniegas en el Cabezo de la Cobertera revelaron la existencia de un granero colectivo fortificado de tradición beréber de finales del periodo almohade:

El yacimiento arqueológico está asentado sobre la cima amesetada del Cabezo de la Cobertera, a una altitud de 254 metros, dominando el paraje de Darrax. Su diámetro mayor, en orientación norte-sur, tiene una medida de 43 metros, mientras que el menor (este-oeste) alcanza los 28 metros. El cerro testigo presenta un perfil troncocónico de fuertes pendientes que lo convierten en uno de los enclaves con mejores defensas naturales de toda la Vega Alta del Segura. El área arqueológica está formada por más de treinta estructuras adosadas, situadas las periféricas al recinto de manera que su parte posterior sirviese de cerco o muralla. Cada habitáculo consta de un umbral que da paso a un espacio rectangular de entre 1,5 y 2 metros de ancho, por una longitud variable, alcanzando alguno casi los 5 metros. En el interior de muchas estructuras se localiza la despensa para guardar el grano, así como el espacio utilizado por el guarda, como indica la presencia de un hogar para el fuego. Las calles del recinto son muy angostas e irregulares, encontrándonos con un aljibe construido con sólido tapial, con capacidad para 15,47 m3. En el granero fortificado se registra una plazoleta, quizás empleada para airear el grano. Destacable es la presencia de un posible oratorio en la zona más perturbada con la que se encontraron los arqueólogos, al sur de la cisterna, donde se localizó una bola de estuco semejante a las que decoran las cúpulas de los morabitos. Siguiendo con las conclusiones de las memorias de arqueología, el granero fortificado tuvo algunas modificaciones en su organización espacial dentro del mismo periodo andalusí, constatándose, como ejemplo, reformas en el trazado de las calles, sobreelevando el nivel de las mismas y destruyendo estructuras, por lo que en los umbrales de algunos habitáculos se tuvieron que poner escaleras de uno o dos peldaños para salvar el desnivel. Ante la controversia manifestada por los arqueólogos sobre su abandono al final del periodo andalusí (¿1243-45 o 1266?), ya ultimamos que debió ser arruinado en el momento de la dominación de la sublevación mudéjar en 1266, al haberse obtenido un dirhem de cobre anónimo de los Banū Hūd, con ceca de Murcia y fechado en 1247. Con posterioridad, en el siglo XV, el recinto volverá a ser habitado, según los resultados de las intervenciones sistemáticas.

Johnny De Meulemeester (1946-2009) realizó un estudio etno-arqueológico correspondiendo el granero colectivo fortificado del Cabezo de la Cobertera con el «agadir» de carácter beréber dado en el Sur de Marruecos. De su trabajo, sabemos que era un emplazamiento construido por la tribu o clan, asignándosele a cada cabeza de familia un espacio donde poder construir y mantener una o varias estructuras para almacenar el grano o guardar los enseres. Cada dueño elegía al guarda encargado de custodiar permanentemente la estructura que encerraba la base de la subsistencia, estando aquí el motivo del carácter sagrado que se le otorga al «agadir», constituyéndose como un recinto inviolable. Además de la funcionalidad descrita para la conservación del grano a largo plazo, también se le atribuye una defensiva. Al respecto, recordó que estos graneros comuneros surgieron por la coincidencia de la economía rural y el miedo a la guerra, pronosticando la posible construcción del «agadir» de La Cobertera en los momentos de inseguridad que caracterizaron el periodo almohade (1172-1228).

La importancia del granero comunal fortificado, del que venimos escribiendo que perteneció a la alquería de al-Darrax, y que fue construido por miembros de esta tribu con esencia beréber, radica en que es el granero fortificado del periodo andalusí mejor conservado en España.

Emisión de informe favorable de la Asociación Cultural "La Carrahila":




miércoles, 3 de mayo de 2017

Balance de las IV Jornadas de Investigación y Divulgación sobre Abarán y el Valle de Ricote














Las IV JIDAV concluyeron el pasado 1 de Mayo con un paseo entre huertas, acequias y norias, D. Juan José Martínez Soler que ya había abierto estas jornadas cuatro días antes, nos regaló el conocimiento adquirido durante toda una vida dedicada a la Ruta de las Norias de Abarán. Era el brillante colofón a unas jornadas en las que habían participado más de 200 personas y que una vez más permitieron avanzar en el conocimiento del patrimonio natural y cultural del Valle. Durante las sesiones se expusieron 16 trabajos de investigación que han salvado del olvido retazos del patrimonio valricotí, aportando datos inéditos sobre la historia, la fauna o la geografía y proporcionado nuevas perspectivas a viejos problemas o nuevos proyectos. Trabajos que han quedado para la reflexión en la mente del público asistente y también en las publicaciones tanto digitales como en papel de la Asociación Cultural “La Carrahila”.
Las sesiones que han contado con un alto contenido intelectual y científico, se han desarrollado también en un ambiente lúdico y entrañable. Los debates y aportaciones posteriores a las conferencias han vuelto a ser de gran riqueza e imprescindibles en la manera de abordar estas jornadas ya completamente consolidadas, tras su cuarta edición.
Jornadas que aunque coordinadas por Joaquín Caballero y José Mª Gómez con el apoyo del resto de la Asociación Cultural “La Carrahila”, habrían sido imposibles sin la colaboración desinteresada de personas como Josué Martínez Lozano, autor del cartel de las jornadas, o de los  investigadores adscritos a diferentes asociaciones e instituciones como la Universidad de Murcia,  la Academia de Alfonso X El Sabio, Intonarumori, CARAMUCEL o Ecologistas en Acción.
Fundamental ha sido también la “simbiosis” con la Fundación Los Álamos de Cieza y especialmente con el embajador D. José Luis Pardos que nos abrió las puertas no sólo para la sesión del domingo 30 de abril sino también para futuras colaboraciones y proyectos conjuntos.
La asociación está profundamente agradecida a todas las personas que de una u otra forma han participado en este proyecto que sigue en marcha hacia el objetivo de las V JIDAV, allí nos vemos.

sábado, 22 de abril de 2017

PRESENTACIÓN IV JIDAV



El pasado día 19 de abril de 2017, en la Biblioteca Pública de Abarán, se presentaron públicamente las IV Jornadas de Investigación y Divulgación sobre Abarán y el Valle de Ricote (JIDAV) a celebrar del 27 de abril al 1 de mayo de 2017, contando con la presencia de los coordinadores de las mismas, José María Gómez Manuel y Joaquín Caballero Soler.

En ella se expusieron los objetivos de estas IV JIDAV, y se desglosó la programación, analizando someramente cada una de las ponencias.
El evento estuvo dirigido por Pepe Cano, locutor de la televisión Fibranet, en cuya plataforma de información quedó recogido.


Más información en lacarrahila.org


SIN PLAZAS PARA LA RUTA GUIADA DEL PRÓXIMO 1 DE MAYO.


La Ruta de las Norias a celebrar el próximo día 1 de mayo y que será guiada por D. Juan José Martínez Soler con ocasión de las IV Jornadas de Investigación y Divulgación sobre Abarán y el Valle de Ricote, se encuentra completa.
Si aun así quieres acompañarnos se habilitará una lista de espera por riguroso orden de inscripción.


Gracias a todos por el interés que mostráis siempre en nuestras actividades.